Cuaderno Amarillo

30 de octubre de 1993

Recuerdo una frase de Beatriz: “lo mejor de la vida es que termina”.

Cuaderno Amarillo, Plaza & Janés, Barcelona, septiembre 2000, página 142.

 

 

Cuaderno Amarillo

18 de octubre de 1993

   Superar dualidades, especialmente la aberrante dualidad Trabajo/Juego: todo ha de ser, a la vez, trabajo y juego. Cabe entonces una cierta satisfacción creativa en la vida profesional, contemplando un paisaje, escuchando una música, incluso pronunciando una conferencia.

    Risas y aplausos.

A la tarde del segundo día, mesa redonda sobre la eutanasia en la Casa de la Cultura de Mahón (en català Maó). Amplia reseña de todos esos actos en los periódicos locales.

Cuaderno Amarillo, Plaza & Janés, Barcelona, septiembre 2000, página 139.

Cuaderno Amarillo

11 de febrero de 1993

    Ser Juan Pérez, ser Pepita López, ser Salvador Pániker: todo parece un accidente. Un accidente biológico dentro de la trama única y plural de las cosas. Pero lo más disparatado y humillante es lo que la gente acepta sin rechistar: pasarse la vida dentro de uno mismo, no enterarse, no cambiar de máscara o persona, permanecer encapsulado en la ridícula identidad de unos genes y unos tics.

     Lo más escalofriante, desde el punto de vista del ego, es pensar que cuando te mueres tienes que despedirte para siempre, no de los demás (que a eso ya te acostumbra la vida) sino de ti mismo. Adiós para siempre a esa discutible identidad tan única como estrambótica: yo. Adiós a esa divinidad que hay en uno mismo. Ya nadie nunca más será yo. Habrá otros miles de millones que se verán a sí mismos como yo, pero serán otros. Yo, ese que ahora teclea, me habré esfumado absolutamente.

   De ese contrasentido han brotado todas las <<creencias>> en la inmortalidad, la reencarnación y otros antropomorfismos semejantes.

   También mi madre sentía el absurdo de la muerte, y su constitución la conducía a la angustia. A mí me conduce a trascender el ego.

Cuaderno Amarillo, Plaza & Janés, Barcelona, septiembre 2000, página 20.

 

 

Cuaderno Amarillo

 8 de febrero de 1993

    Discusión bastante dura, vía Radio Euskadi, con Gonzalo Herranz, médico, probablemente del Opus, sobre el tema ya fatigoso de la eutanasia. Dicen siempre lo mismo: que si se abre la puerta, por ahí se colarán asesinatos de ancianos y disminuidos físicos/psíquicos. Yo replico que no hay que guiarse por el miedo, que queremos una legislación pluralista con todas las garantías de que no iba a haber abusos- lo que se llama <<pendiente deslizante>>, ellos se opondría igualmente a la eutanasia por razones exclusivamente ideológicas. Porque todos esos católicos integristas siguen siendo premodernos, prekantianos, no creen en la autonomía del sujeto. Para ellos la libertad no es primordial, sino algo supeditado a la ley natural y a la voluntad divina. Tiemblan ante la posibilidad de que el ser humano llegue a ser el dueño de su destino ¿Y por qué tanto temor? Pues -en el caso que nos ocupa- porque si los seres humanos se acostumbran a ser los dueños de su propio destino, la Iglesia pierde poder, pierde el viejo monopolio de las postrimerías, la manipulación del miedo a la muerte.

        Curioso, por cierto, mi cambio de actitud en relación al Opus, de unos años a esta parte. Influyeron, supongo, algunos episodios: la mezquinidad de P.A., esos debates sobre la eutanasia, el fanatismo de algunos, su mediocridad intelectual, su hipocresía maniobrera. Menos mal que estamos en democracia, y uno les puede decir a la cara lo que piensa. A ellos, los del Opus, les resultaba mucho más connatural la teocracia franquista, un régimen de verdades absolutas.

Cuaderno Amarillo, Plaza & Janés, Barcelona, septiembre 2000, páginas 19 y 20.

Cuaderno Amarillo

11 de enero de 1993

   Sigo con lo del Manifiesto de artistas e intelectuales en favor del Derecho a Morir Dignamente. Cuento ya con casi un centenar de adhesiones. Los últimos fichajes han sido: Carlos Castilla del Pino, Santi Dexeus, Núria Espert, Fernando Savater, Joan Manuel Serrat, Pilar Miró, Terenci Moix. A todos les voy llamando por teléfono y todos dan sus respuestas, en algunos casos entusiasta. Las más fervorosas han sido Nuria Espert y Pilar Miró. El más radical José Agustín Goytisolo: <<Sí, hombre, sí, yo estoy lisa y llanamente en favor del derecho al suicidio>>. Contrasta, por cierto la cordialidad madrileña con el laconismo catalán. Carmen Rico Godoy, por ejemplo: <<Hombre, Pániker, no sabes cuánto me han gustado tus últimos libros; claro que te firmo el Manifiesto>> Joaquín Estefanía, director de El País: <<Vuestra lucha es nuestra lucha; la próxima vez que pases por Madrid, llámame y comemos juntos>> Fernando Fernán Gómez <<Gracias, Salvador, por acordarte de este viejo>> En abierto contraste, Vázquez Montalbán se limita a decir <<De acuerdo>>.

        El texto del Manifiesto es el siguiente:

   Con motivo de la elaboración de un nuevo Código Penal, los abajo firmantes pedimos al Parlamento Español que, en base al respecto a la libre voluntad de aquellos enfermos que se hallen en situación irreversible de sufrimiento o dolor, y al precepto constitucional que prohíbe los tratos inhumanos y degradantes, se autorice la ayuda a morir de forma indolora a quienes así lo hayan solicitado de manera expresa y reiterada, desde su plena capacidad jurídica y debidamente informados de su estado clínico. Pensamos que un Código Penal que respete el derecho humano a decidir sobre la propia muerte, contribuirá a establecer una sociedad más pluralista y justa.

Cuaderno Amarillo, Plaza & Janés, Barcelona, septiembre 2000, página 11.

Releyendo a Salvador Pániker

Presentación

¿Por qué este blog? Porque en DMD Catalunya decidimos completar nuestra pequeña biblioteca con los libros de Salvador Pániker que nos faltaban. Y un grupo, compuesto por Gine Albalalejo Sánchez, Isabel Alonso Dávila, Marta Heras Pérez y Marisa López García nos hemos puesto a leer y a buscar entre todas estas páginas las referencias a la muerte, a la dignidad al final de la vida, a la eutanasia y al suicidio asistido en los dietarios y los libros de memorias de Salvador. Hemos encontrado muchísimas cosas y muy interesantes que nos han permitido acercarnos a la historia de nuestra asociación contada en primera persona y con la profundidad que nos ha regalado un filósofo de la talla de Pániker.

Del interés por dar a conocer estas lecturas ha surgido este blog. En él, iremos colgando algunos de los escritos sobre la eutanasia y la muerte que Salvador Pániker nos dejó a lo largo de su vida

Esperamos que esta idea os guste, que vayáis siguiendo lo que publiquemos, que lo compartáis y que nos hagáis llegar vuestros comentarios.

Isabel Alonso Dávila

Presidenta de DMD-CAT

 

  Leer más “Releyendo a Salvador Pániker”